La telemedicina no es una novedad pero hasta hace poco su uso era minoritario. Las circunstancias derivadas de la aparición del coronavirus COVID-19 han acelerado un modo de asistencia para la salud que ha venido para quedarse. Ancianos y personas de todas las edades se van a beneficiar de un tipo de teleasistencia para la salud que mejorará su calidad de vida.

Qué es la telemedicina

Se conoce con este nombre a la prestación de servicios médicos en remoto. Es decir, a distancia. Las nuevas tecnologías permiten una teleasistencia médica de calidad. Lo cual no implica que cuando sea necesario se deba acudir a una visita presencial como para la realización de pruebas médicas, entre otras cuestiones. 

Ventajas de la telemedicina para la salud y calidad de vida de ancianos y discapacitados

La telemedicina presenta importantes ventajas para la sociedad en su conjunto. Y muy especialmente para ancianos y personas con discapacidad, ya que son usuarios recurrentes de los servicios sanitarios. Estas son sus principales ventajas, si bien no son las únicas.

Evita desplazamientos innecesarios a centros de atención primaria

¿Cuántas veces has tenido que desplazarte a un centro de Atención Primaria para una consulta que podrías resolver por teléfono? Por ejemplo para solicitar un volante para un especialista. O para resolver una duda sobre un síntoma que sufres o que has detectado en tus mayores. 

Atención especializada a personas con Coronavirus

Además hay muchas consultas que la telemedicina puede resolver de forma inmediata gracias a las nuevas tecnologías. Por ejemplo, por videoconferencia el médico puede apreciar cambios en la piel. O puede recibir datos sobre el autocontrol de la salud como la medición de la glucosa o la presión arterial, para poder prescribir la continuidad de un tratamiento o su cambio. 

Esto permite evitar desplazamientos innecesarios al centro de salud. Y solo será necesario acudir para aquellas cuestiones que no se puedan resolver telemáticamente. Para muchas personas esto es una importante mejora en su calidad de vida. Por ejemplo para ancianos y enfermos crónicos que viven en zonas rurales. O para quienes necesitan una persona de ayuda o acompañamiento que les sirva de apoyo cuando acuden a consulta.

La telemedicina ayuda a prevenir contagios en entornos clínicos

Si la implantación de la telemedicina se está acelerando en los últimos meses, no es por causalidad. La pandemia supone un riesgo para todos y especialmente para ancianos y enfermos inmunodeprimidos. Evitar acudir a consulta presencial cuando no es necesario ayuda a prevenir contagios. Además, quienes dudan de si padecen coronavirus pueden consultar telemáticamente su caso, y recibir atención a domicilio sin pasar por consulta. Es decir, sin poner en riesgo a otros en caso de que realmente estén infectados.

Ventajas de la telemedicina para personas mayores

La implantación de la telemedicina acelera la atención al paciente y acorta las listas de espera

Otra de las grandes ventajas de la telemedicina es que en menos tiempo el profesional de la salud puede atender a más paciente. Con la misma calidad asistencial. Algo clave para acortar las listas de espera y recibir atención con mayor prontitud. 

Esto es debido a que no se pierde tiempo en cuestiones innecesarias. Como la salida y entrada de los pacientes a consulta. O buscando la  tarjeta sanitaria. O al lavarse las manos y desinfectar la consulta entre la atención a un paciente y a otro. Así la atención al paciente es de la misma calidad o incluso superior pero con un mayor ahorro de tiempo.

Permite la atención al paciente por parte de su médico desde cualquier lugar

Siempre proporciona seguridad ser atendidos por un profesional de confianza. Aún más para los ancianos y enfermos crónicos. Y para quienes por su salud deben acudir con relativa frecuencia a consulta. La telemedicina permite ser atendido por su médico incluso cuando no están en su lugar de residencia. Por ejemplo, durante las vacaciones. O si el anciano pasa parte del año con distintos familiares. 

Además, esto evita que en las zonas turísticas en las épocas vacacionales se acumulen las consultas. Y que el tiempo para recibir atención se prolongue. 

La teleasistencia facilita el seguimiento de pacientes crónicos

Muchos pacientes crónicos deben acudir con regularidad a consulta médica solo para dejar constancia de su estado, o para proporcionar datos sobre la medición de distintos parámetros de salud que ellos mismos toman a diario. Algo muy habitual en ancianos. La telemedicina permite el seguimiento sin desplazamientos para el paciente.

Asistencia a Domicilio

Un sistema de salud público menos costoso y más eficiente

La implantación de la telemedicina en la sanidad pública implica un ahorro para los contribuyentes. Se ahorra en cuestiones como la limpieza o el mantenimiento de centros.  Y es más eficiente para el usuario que solo deberá desplazarse cuando realmente sea necesario. 

Atención a la salud las 24 horas del día

En la medicina privada, la teleasistencia permite consultas 24 horas al día. En la medicina pública, si la telemedicina se implementa adecuadamente, también podría darse este caso. Además, se podría consultar en cualquier momento sin tener que recurrir a acudir a urgencias por estar fuera del horario en el que se presta atención primaria. 

La telemedicina es ya una realidad que muchos usuarios han probado. La actual situación de pandemia y las popularización de las nuevas tecnologías han acelerado la implantación de un tipo de asistencia para la salud que bien implementado supone una gran mejora para los usuarios, los profesionales y la sociedad en general. Un avance que todo apunta irá a más en los próximos meses. 

Assisvita

Author Assisvita

More posts by Assisvita

Leave a Reply

Compartir
Call Now ButtonLlámanos