You are here :  

Secuelas después de una neumonía

By 21 octubre, 2019Prevención, Salud
secuelas después de una neumonía

La neumonía es una enfermedad grave que a menudo precisa ingreso hospitalario y raramente desaparece del todo tras el alta. Las secuelas después de una neumonía son frecuentes. De manera especial cuando se trata de neumonía en ancianos. Si te preguntas después de una neumonía qué secuelas quedan y cómo tratar al anciano para superarlas, sigue leyendo porque te ayudaremos a resolver las dudas que te planteas.

Cuáles son las secuelas después de una neumonía en personas mayores

Si estás al cuidado de personas mayores que han sido tratadas por neumonía, ten presente que el tratamiento no termina con el alta médica o con el alta hospitalaria. Es muy habitual que las secuelas después de una neumonía se prolonguen en el tiempo así como que aparezcan otras complicaciones derivadas de ellas.

De todos modos es importante que tengas presente una cuestión, y es que estas secuelas o complicaciones también debe diagnosticarlas un médico. Algunas de estas comparten síntomas con enfermedades tan graves como el cáncer de pulmón. Por ello es necesario en primer término descartar o  confirmar que el anciano padece este.

Derrame pleural paraneumónico, una de las secuelas después de una neumonía

Esta problemática de salud aparece en 4 de cada 10 casos tras la neumonía bacteriana. Consiste en una acumulación de líquido en el espacio pleural. El paciente que lo padece suele presentar tos, fiebre y fuerte dolor en el pecho. También respiración rápida y dificultosa. En algunos casos incluso se expectora sangre.

Asistencia a Domicilio

Empiema, secuela de la neumonía relacionada con el derrame pleural paraneumónico

Una de las secuelas después de una neumonía derivada de una complicación del ya mencionado derrame pleural, es el empiema. Según estadísticas médicas oficiales lo padece uno de cada 10 pacientes que han sufrido el derrame como consecuencia de la neumonía.

Esta es una secuela que aparece con mayor probabilidad en personas que ya tiene otras enfermedades previas. Principalmente diabetes o neoplasia. Y también en personas con problemas de alcoholismo.

Consiste en la acumulación de pus en la cavidad torácica o pleural. Los síntomas son similares al derrame pero muchas veces va asociado a la anemia.

Enfermedades asociadas al empiema

Uno de los grandes problemas de las secuelas después de una neumonía ya mencionadas es que con frecuencia no cursan solas sino que derivan en otras enfermedades alarmantes. La persona para el cuidado de mayores a domicilio o el familiar encargado de su atención tras la enfermedad debe estar atento para detectar la aparición de síntomas que alerten de ellas. Y, de este modo, poder tomar las decisiones adecuadas para la protección de la salud del paciente.

Si es tu caso, estas son las más frecuentes:

  • Fístula broncopleural. Lo sufren en torno al 11% de pacientes que tras una neumonía han sufrido empiemas primarios. Y en el 82% de quienes han sufrido empiemas secundarios. Como ves, la incidencia hace que se deba permanecer atento a su aparición. El síntoma principal de esta problemática es la expectoración muy abundante, unida a los síntomas ya mencionados del empiema.
  • Abceso pulmonar. Es una lesión importante y se puede diseminar por todo el espacio pulmonar. Los abcesos son cavidades llenas de pus y se pueden romper con la tos o por otros motivos. Cuando se rompen, este se extiende entre los pulmones y la cavidad torácica. Incluso puede llegar a destruir un vaso sanguíneo, provocando así una hemorragia. La potencial gravedad de estas secuelas después de una neumonía hace necesaria atención y observación al paciente tras la enfermedad.
  • Sepsis respiratoria. Es una afección muy grave. A menudo va asociada a una importante caída de la tensión arterial. También es común la aparición de taquicardias. Y con frecuencia afecta a otros órganos vitales del organismo e incluso afecta al  nivel de consciencia.
secuelas después de una neumonía

Las secuelas después de una neumonía y el riesgo de recaídas hace necesario prestar especial atención a los enfermos que se están recuperando

Anemia

El consumo de fármacos y la inapetencia durante la enfermedad a menudo derivan en un estado de pre anemia o anemia tras la neumonía. Procurar una buena alimentación al paciente es esencial, sobre todo si ya antes de la enfermedad tenía tendencia a sufrir anemia. El médico deberá decidir si también precisa algún tipo de suplementación nutricional o medicamento para su tratamiento.

 

Cómo actuar para evitar las principales secuelas después de una neumonía

Si te encargas del cuidado y atención de personas mayores tras el alta por neumonía, sigue estas recomendaciones para evitar las secuelas después de una neumonía.

  • Sigue el tratamiento médico hasta el final. El hecho de tener un alta hospitalaria no significa que el tratamiento indicado se deba detener antes de tiempo.
  • Extrema la limpieza y la higiene. Tanto del anciano como de las personas que conviven con él y de los espacios que habita.
  • Evita que el anciano fume.
  • Ofrécele agua u otros líquidos saludables con frecuencia. Caldos o infusiones son buenas elecciones.
  • Evita su exposición a corrientes de aire así como a los cambios bruscos de temperatura.
  • Si se trata de un paciente con discapacidad que no puede eliminar la mucosidad nasal por sí mismo, ayúdale a hacerlo con frecuencia con ayuda de una pera infantil para mocos. O como el médico te aconseje hacerlo.

 

La potencial gravedad de las posibles secuelas después de una neumonía y el riesgo de recaídas hace necesario prestar especial atención a los enfermos que se están recuperando de esta enfermedad. Las medidas de prevención y el escrupuloso seguimiento de las indicaciones médicas es esencial para evitar estas.

Assisvita

Author Assisvita

More posts by Assisvita

Leave a Reply

Compartir
Call Now ButtonLlámanos