La pandemia provocada por el COVID-19 ha traído consigo muchos problemas añadidos a la enfermedad que también atacan a la salud física y mental. Uno de ellos es la infodemia, un término que posiblemente hayas escuchado alguna vez en estas semanas. Y es que la sobrecarga de información sobre la pandemia tanto verídica como falsa, está provocando problemas sobre los que la OMS ya está alertando.

Qué es la infodemia

Se conoce con este nombre a la sobrecarga información sobre la pandemia. Esta incluye tanto la sobre información verídica como los bulos e información falsa que circula sobre ella. 

La OMS, algunos gobiernos y las principales Redes Sociales ya incluyen algún tipo de medida para tratar de combatir las informaciones falsas. El principal problema es que las falsedades, bulos y fake news se viralizan mucho más rápido que los desmentidos y siempre van por delante

En cuanto a la infodemia o sobrecarga de información, cuando estas noticias son  verídicas, es cada persona la que debe encontrar el equilibrio. La información salva vidas, pero un exceso de esta puede provocar miedos y una situación de agotamiento mental muy dañina. 

Atención especializada a personas con Coronavirus

Principales riesgos de la infodemia y cómo combatirlos

Toma de decisiones nocivas para la salud física por informaciones falsas

Las noticias y afirmaciones falsas sobre el Coronavirus, los tratamientos a seguir, las medidas a tomar o la forma de actuar son muy peligrosas. Porque lleva a quien las cree a tomar decisiones perjudiciales para sí mismo y que, además, pueden contribuir a la propagación del coronavirus Covid-19 afectando a otras personas. 

En algunos casos estas informaciones son fáciles de identificar, pero otras están tan bien expuestas que ni siquiera generan dudas sobre su falsedad. Además, en muchos casos imitan medios de comunicación conocidos, o llegan a través de personas de confianza. Y eso hace que parezcan más creíbles. Sobre todo, si ya se ha entrado en un clima de credulidad o ya se ha inducido a un tipo de pensamiento sobre lo ocurrido que poco tiene que ver con criterios científicos.

La infodemia es el exceso de información sobre la pandemia

En el caso de personas mayores y solas, que no tienen un gran manejo de los medios digitales y que ya viven un cierto clima de miedo, la infodemia es muy peligrosa. Es más fácil que caigan en bulos y desinformación. Y que acaben tomando decisiones negativas para su propia salud y bienestar.

Es importante para combatir estos riesgos de la infodemia:

  •  Mostrar en la medida de lo posible qué informaciones son falsas con sus desmentidos oficiales. 
  • Evitar propagar bulos o viralizar informaciones falsas.
  • Reducir el tiempo de exposición a la información de la persona vulnerable.
  • Tratar de eliminar las principales vías de llegada de bulos y sobrecarga información falsa.

Agotamiento emocional y mala salud mental por sobrecarga de información

Otro de los grandes riesgos de la infodemia es el agotamiento emocional y su contribución a la mala salud mental. La sobrecarga informativa, aun si las informaciones son verídicas, genera miedos, estrés, ansiedad y otros problemas relacionados con la salud mental. Especialmente en personas mayores que pasan mucho tiempo frente al televisor, escuchando la radio o leyendo la prensa. 

La soledad que en muchos casos sufren y el miedo al futuro ya propio de la senectud, se unen a una serie de miedos y sensaciones que les van atenazando día a día. Es un caldo de cultivo perfecto para provocar problemas mayores como depresión agotamiento físico porque el estrés y el miedo causan dificultades para dormir y otros. 

Por este motivo, desde la familia o el cuidador para evitar los riesgos de la infodemia se debe procurar:

Asistencia a Domicilio
  • Limitar el tiempo de recepción de información sobre la pandemia y sus consecuencias en cualquiera de sus formas y medios: tv, prensa, internet, Whatsapp, radio…
  • Mostrar las noticias positivas relacionadas con esta por delante de las negativas. Sin crear falsas expectativas o una falsa sensación de optimismo que genere frustración al no ser real.
  • Dejar claro qué medios son fiables para conocer las restricciones o medidas que debe cumplir la población, y los motivos por los que estas son cambiantes. Esto es importante no solo para cumplirlo sino para no generar incertidumbre y miedo. 
  • Promover un estilo de vida saludable y activo con actividades que le ayuden a tener la mente en otros temas y no pendiente siempre de informaciones sobre la situación sanitaria, económica o social derivadas de la pandemia. 

Dudas que ponen en peligro la salud individual y la salud colectiva

Uno de los peligros de la infodemia es generar un estado de opinión determinado en amplios sectores de la población. Esto puede estar generado por distintos motivos, desde desestabilizar el sistema hasta por motivaciones económicas, entre otras. 

Las explicaciones falsas son a menudo más atractivas, llamativas o creíbles que la propia realidad científica. Y, si se une a otros temas relacionados con política o economía, forma de entender la sociedad o la vida, la manipulación del pensamiento, es más fácil y también más peligrosa.

Las ya mencionadas maneras de combatir la infodemia deben aplicarse también para evitar este riesgo.

La infodemia es un mal que puede afectar a toda la población. Pero que es especialmente dañino en personas como los ancianos, con más tiempo para recibir la sobrecarga informativa, más vulnerables ante el SARS-CoV-2 y menor capacidad para identificar informaciones falsas y verdaderas. Por ello desde la familia, los cuidadores, allegados y la sociedad en general debemos tomar medidas para evitar la infodemia. 

Assisvita

Author Assisvita

More posts by Assisvita

Leave a Reply

Compartir
Llámanos
× Chat ...👋