You are here :  

Grados de dependencia, servicios de ayuda y prestaciones

grados de dependencia

La Ley de Dependencia distintos grados de dependencia en función de las capacidades físicas, mentales y sensoriales de cada persona. Concretamente establece tres grados de dependencia diferentes. Este se asigna según un baremo legalmente establecido. En función del grado asignado la persona tiene derecho a unos servicios y prestaciones concretas.

Para qué sirve la evaluación de los grados de dependencia de una persona

Someterse a la evaluación para determinar cuál es el grado de dependencia de una persona es necesario para poder optar a las ayudas y subvenciones que la Ley de Dependencia otorga.

Esta ley tiene como uno de sus principales objetivos que las personas dependientes puedan ser asistidas en el hogar. La ayuda a dependientes en su entorno mejora la calidad de vida de estos, así como la tranquilidad de las familias. Por ello la ley promueve los cuidados a dependientes a domicilio junto a soluciones como la teleasistencia. Aunque según el grado de dependencia y la situación familiar puede orientar a esta hacia soluciones de atención residencial.

Asistencia a Domicilio

Evaluar el grado de dependencia de una persona equivale a determinar qué tipo y cantidad de ayuda necesita a distintos niveles. Y permite acceder a distintos servicios y percibir determinadas ayudas económicas para cada persona en función de lo que determine la ley.

¿Cuáles son los grados de dependencia?

La evaluación personal permite determinar el grado dependencia de la persona evaluada. Para esta evaluación se tienen en cuenta distintas cuestiones que según el caso tienen una equivalencia en puntos en un baremo que marca la ley. Este se denomina Baremo de Valoración de la Dependencia. En función de estos puntos se determina que la persona tiene uno u otro grado de dependencia.

Grado uno o dependencia moderada

Dentro de los grados de dependencia este es el que corresponde a las personas con mayor autonomía. Se considera que los dependientes Grado I necesitan al menos una vez por día ayuda personal. ¿Para qué? Para cuestiones o actividades propias de la vida diaria. Se puede decir que determina que la persona precisa de un apoyo moderado para mantener su bienestar y calidad de vida.

Este grado corresponde a aquellas personas que en el baremo de valoración obtienen una puntuación de entre 25 y 49.

Grado dos o dependencia severa

Entre los grados de dependencia el Grado II es el intermedio. Se denomina como dependencia severa porque las personas que obtienen este grado tienen necesidad de un apoyo personal varias veces por día. Se entiende que no necesitan un cuidador a domicilio las 24 horas del día. Pero sí necesitan ayuda a domicilio pues precisan de ayuda en actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces cada día.

Para mantener su autonomía personal precisan de esa ayuda. Este grado corresponde a las personas que tras la evaluación han obtenido una puntuación de entre 50 y 74 puntos.

grados de dependencia

Para optar a las ayudas y subvenciones de la Ley de Dependencia el solicitante deberá someterse a una evaluación predeterminada

 

Grado tres o gran dependencia

Se consideran grandes dependientes a quien dentro de los grados de dependencia han obtenido el Grado III. Este corresponde a aquellas personas que en la valoración han obtenido al menos 75 puntos. Concretamente entre 75 y 100 que es la máxima valoración.

Se considera que las personas con grado de dependencia III no disponen de autonomía propia. Ya sea a nivel físico, mental y sensorial, cuando no en todos ellos. La ley establece que esas personas precisan de un apoyo permanente, indispensable y continuado para poder su cuidado y para las actividades esenciales de la vida diaria. Necesitan apoyo generalizado y de ahí la denominación grandes dependientes.

¿Qué grados de dependencia corresponde a tu familiar y a qué le da derecho?

Cómo conocer el grado de dependencia de una persona

Aunque existen listados o aplicaciones en forma de calculadora para hacerte una idea aproximada de la puntuación que corresponde a una persona y su asignación grados dependencia, la realidad es que esto solo lo puede determinar el grupo de profesionales asignados a esta tarea.

Por ello si deseas saber cuál es el grado de dependencia de un familiar para poder optar a los servicios a domicilio de la Ley de dependencia o a las ayudas y subvenciones de esta, en primer lugar debes solicitar oficialmente la oportuna evaluación. Solo así conocerás la puntuación y, por tanto, cuál de los grados de dependencia es el que corresponde a tu familiar.

Esta solicitud debe hacerse en el ambulatorio o centro de asistencia sanitaria primaria que le corresponda. En función del grado obtenido podrá optar a distintos servicios y ayudas.

Principales servicios y ayudas de la Ley de Dependencia

  • Servicios de promoción a la dependencia. Y para la promoción de la autonomía personal. Estos son esencialmente programas preventivos y de rehabilitación.
  • Centros de día y de noche o atención residencia día y noche cuando no sea posible la atención a domicilio por las circunstancias que concurran.
  • Servicio de teleasistencia. Está orientado principalmente a personas mayores o discapacitadas que viven solas. Permite la solicitud de ayuda puntual en caso de necesidad.
  • Servicio de ayuda a domicilio. Proporciona el cuidado a domicilio de personas dependientes. Y la realización de tareas domésticas básicas para el bienestar de la persona dependiente.
  • Prestaciones económicas vinculadas a servicios de atención y cuidado a mayores a domicilio.
  • Prestaciones para el cuidado de dependientes en el entorno familiar y apoyo a los cuidadores.

Los grados de dependencia marcan el tipo de servicio y ayuda que la ley otorga a la persona dependiente. Solicita la valoración de tu familiar para optar a los que por ley le correspondan.

Compartir
Call Now ButtonLlámanos