El próximo 12 de noviembre se celebra el Día Mundial contra la Obesidad. Un mal del llamado primer mundo que afecta a todas las generaciones. También, es especialmente peligroso a medida que se va cumpliendo edad. Según la OMS, cada año mueren en el mundo 2,8 millones de personas por causas relacionadas con la obesidad. Es el momento para concienciarse y tomar medidas para combatirlo.

Día Mundial Contra la Obesidad y 4 formas de prevenirla en ancianos

En las personas mayores, se habla mucho de desórdenes alimenticios relacionados con la inapetencia, la anorexia en mayores y la desnutrición por distimia. Pero la obesidad también puede verse como un trastorno alimenticio. En muchos casos, se llega a ella debido a comer por ansiedad o al comer para cubrir la falta de afecto o la soledad. No obstante, las causas de esta problemática son diversas. En tal día como el Día Mundial Contra La Obesidad, es buen momento para centrarse en cómo prevenir y combatir este mal.

Dieta sana y equilibrada, clave para prevenir la obesidad

Una buena alimentación es esencial para mantenerse en un peso saludable. Esta debe ser variada, equilibrada y sana. Pero también es necesario controlar las cantidades, adecuadas para el gasto energético de la persona. Es importante que al mayor no le falten nutrientes. Pero también que no consuma un exceso de alimentos que le provoque obesidad.

Algunos alimentos no tienen cabida en una dieta de estas características. Son de consumo muy ocasional. Tanto para la prevención como para combatir este problema cuando ya se sufre deben eliminarse de la dieta.

Atención especializada a personas con Coronavirus
  • Alcohol. Genera muchos problemas de salud, e incluso adicción en ancianos. Además, supone la ingesta de calorías vacías. Tanto si eres cuidador de mayores como familiar, evita que consuma alcohol. El viejo hábito de «un vasito de vino con la comida» podría no ser saludable. Consulta con su médico sobre la idoneidad de seguir con esa costumbre o no.
  • El colesterol y la hipertensión son dos de las enfermedades que en el Día Mundial Contra la Obesidad destacan como asociadas a este problema. No todas las grasas son iguales. En la dieta del anciano, una cantidad adecuada de aceite de oliva así como el consumo dos o tres veces por semana de pescado azul es positiva. Sin embargo, se debe evitar el consumo de grasas trans e hidrogenadas, y el consumo de productos como el tocino o la panceta.
  • Azúcares. Muchos ancianos tienden a comer dulces dentro de un trastorno alimenticio que busca la satisfacción en este tipo de alimentos. Es importante eliminar los azúcares añadidos para evitar la obesidad. La pérdida paulatina del sentido del gusto puede hacer que añadan exceso de azúcar a las bebidas, como el café.

Estilo de vida activo para evitar la obesidad en personas mayores

Un estilo de vida activo permite a las personas mayores quemar calorías. Esto contribuye a mantenerse en un peso corporal saludable. Además, la práctica regular de ejercicio dentro de lo que su salud y estado de forma les permite, proporciona una sensación de bienestar y plenitud que contribuye a prevenir desórdenes alimenticios.

En el contexto actual, muchas actividades para personas mayores para el envejecimiento activo se han clausurado. A nivel individual, desde la familia o desde la figura de la persona para la atención de mayores a domicilio se puede promover la realización de actividades que contribuyan a mantenerse activos, evitar el sedentarismo y prevenir la obesidad.

La gimnasia para mayores en casa y los paseos en el entorno cercano son dos actividades ideales para que los mayores se mantengan en marcha. Y con motivo del Día Mundial Contra la Obesidad, es importante tener en cuenta su importancia.

Debemos vigilar el estado de actividad del mayor y animarle a realizar ejercicio físico. Muchos mayores con obesidad no quieren realizar ejercicio por el esfuerzo que les ocasiona. Es importante hacerles ver que la inactividad provoca un deterioro de los músculos. Y esto podría llegar al punto de no poder realizar las acciones más básicas como levantarse de la cama o ir al servicio.

Día Mundial Contra La Obesidad

La buena salud mental contribuye a un peso corporal saludable

Cuando la obesidad en mayores proviene de un trastorno alimenticio, esta debe tratarse como un problema de salud mental. No hay que descartar la ayuda psicológica para tratar estos casos. Aunque estemos más acostumbrados a asociarlos a un trastorno alimenticio con desnutrición.

Además, el equilibrio mental y la buena salud psicológica evitan que con el tiempo la persona mayor vaya tomando como hábito ciertas conductas que contribuyen al aumento insano de peso. Como pueden ser el consumo de dulces como «capricho» diario o la inactividad.

Supervisión y control continuado para evitar o combatir la obesidad

Aprovechar la celebración del Día Mundial Contra la Obesidad es buen momento para recordar la importancia del control de la salud y el estado físico en mayores. Del mismo modo que se aconseja controlar la tensión arterial, es adecuado hacer un seguimiento del peso corporal de la persona mayor. Es algo que la familia o el cuidador de ancianos por horas puede hacer y registrar.

Asistencia a Domicilio

Ante la sospecha de un aumento rápido de peso es conveniente consultar con el médico. Y tomar medidas sencillas pero efectivas, como ser más estricto con la dieta adecuada para el mayor, por ejemplo. O estimularle para lograr que haga más ejercicio físico, si su salud y estado físico se lo permiten.

Todo esto se debe tener en cuenta y aplicar no solo con ocasión del Día Mundial Contra la Obesidad, sino en el día a día. Es necesaria para prevenir la obesidad. También es importante recordar que no es un problema estético, sino que puede afectar gravemente a la calidad de vida y salud de los mayores. Por ello no es aconsejable tomarlo a la ligera y es conveniente consultarlo con su médico antes de que sea un problema difícil de solucionar.

Assisvita

Author Assisvita

More posts by Assisvita

Leave a Reply

Compartir
Llámanos
× Chat ...👋