La desnutrición es un problema relativamente habitual en personas mayores. La falta de apetito, la depresión y las molestias al comer son algunas de las razones de que este problema crezca en la población anciana. Se trata de un problema que puede acarrear consecuencias muy graves sobre la salud e incluso la muerte si no se toman medidas para atajarlo. Por ello, es esencial conocer los síntomas de desnutrición y cómo actuar en el cuidado de mayores para prevenir esta problemática. 

Desnutrición y COVID-19, ¿qué relación existe entre ellos?

Una persona desnutrida es más vulnerable al Covid-19

Ya son varios los estudios que alertan de la relación entre desnutrición y una peor evolución de la enfermedad SARS CoV-2 provocada por el contagio del Coronavirus. La pérdida del gusto y el olfato unido a las dificultades para tragar provocan problemas de malnutrición. Si la persona ya estaba en una situación delicada en este aspecto, puede alcanzar rápidamente un estado de desnutrición, haciendo que sea más vulnerable porque su organismo estará poco preparado para hacer frente a los embates de la enfermedad. 

Dado que los ancianos son un grupo de especial riesgo tanto de malnutrición como de contagio del COVID-19 es importante tomar medidas preventivas: estar atento a los primeros síntomas de desnutrición también es necesario.

Atención especializada a personas con Coronavirus

Combatir la desnutrición mejora la respuesta frente al Coronavirus

Durante los meses en que sanitarios en España y en otros lugares de todo el mundo llevan luchando contra el COVID-19, han detectado que este acelera la desnutrición de las personas contagiadas, y lo hace de manera sorprendentemente rápida. 

Según el estudio Effort publicado por The Lancet, las cifras son muy llamativas. La actuación temprana proporcionando a los enfermos los nutrientes que precisan mejora ostensiblemente la evolución de la enfermedad. Concretamente esta actuación reduce la mortalidad en un 35% y también reduce la mala evolución clínica de la misma, en este caso en un 21%. 

Síntomas de desnutrición en ancianos: signos de alerta

Estos son los principales síntomas que en la atención a personas mayores te pueden alertar de un problema de desnutrición. 

  • Desinterés por la comida o mala actitud frente a la misma.
  • Negativa continuada a consumir alimentos variados y consumo desmedido de productos de baja o nula riqueza nutricional.
  • Fatiga y cansancio sin causa aparente que los justifique.
  • Pérdida de peso evidente sin causa aparente que lo justifique.
  • Mareos o desmayos.

Cómo prevenir la desnutrición en personas mayores, medidas efectivas

Planifica los menús

Los menús para mayores deben ser variados y nutritivos. Planificarlos con antelación te ayudará a evitar que la falta de tiempo o de previsión en las compras te haga tomar malas decisiones y servir platos nutricionalmente pobres. 

Adapta la alimentación a la temporada del año

Es complicado que una persona sienta apetito un caluroso día de verano ante un humeante plato de legumbre. Admitirá mucho mejor la legumbre servida fría en ensalada. Es importante ser consciente de que en cada época del año apetece un tipo de comida diferente. Ayudará a la buena aceptación de esta por parte del mayor. 

Desnutrición en personas mayores

Cuida la salud bucodental y digestiva de las personas mayores

En muchos casos no se come porque hacerlo provoca molestias o porque  cuesta masticar. Antes síntomas de problemas digestivos o ante problemas de salud bucodental solicita atención médica y evita aquellos alimentos o preparaciones más difíciles de masticar y de digerir. 

Cocina platos sabrosos

A cualquier edad podemos entender el rechazo que produce la comida insípida o de mal sabor. Cuanto más rico es un plato, mejor es la respuesta ante él. Lógico, ¿verdad? Sin embargo es un error frecuente preparar la comida a personas mayores sin tener esto en cuenta. 

Asistencia a Domicilio

Obviamente es importante evitar el abuso de sal y grasas pero hay formas saludables de preparar alimentos sabrosos. El uso de hierbas aromáticas y la elección de técnicas de cocina que mejoren el sabor son acciones sencillas de llevar a cabo. Y pueden ser de gran ayuda para prevenir la desnutrición en mayores. 

Ten en cuenta el valor nutricional al planificar los menús

Si la persona es de poco apetito, es especialmente importante que los alimentos que ingiera sean muy nutritivos. Evita alimentos con calorías vacías o nutricionalmente pobres

Apuesta por la variedad alimentaria

Comer siempre lo mismo aburre y genera desinterés por la comida. Esta es una de las causas de desnutrición en mayores.

Vigila el picoteo entre horas

Algunas personas mayores por ansiedad o por costumbre tienden a comer fuera de horas y cuando llega el momento de la comida o la cena no tienen apetito. Si lo que han comido entre horas no tiene valor nutricional, esto acabará provocando problemas de desnutrición. Si no puedes evitar que el mayor abandone esta práctica, cambia los alimentos que toma entre horas y sustituye los carentes de valor nutricional por otros ricos en este aspecto. 

Por ejemplo, los altramuces contienen 9,6 gramos de proteínas por 100 gramos de producto. Y los mejillones enlatados 24 gramos y una elevada cantidad de hierro.¡Nada que ver con productos como patatas fritas saladas o bollería!

Si siempre es necesario prevenir la desnutrición en las personas mayores, en el contexto actual lo es aún más. Toma medidas y, si sientes que no es suficiente, consulta con su médico de atención primaria o un profesional de la nutrición. Te ayudará con soluciones personalizadas según el estado y necesidades del mayor. 

Assisvita

Author Assisvita

More posts by Assisvita

Leave a Reply

Compartir
Llámanos
× Chat ...👋