You are here :  

Cuidar a nuestros mayores personalmente o delegar en profesionales

cuidar a nuestros mayores

El instante en que descubrimos que cuidar a nuestros mayores adquiere un significado más complejo puede ser duro.  Comprender que realmente ha llegado el momento de proporcionarles atención y cuidados especiales porque han perdido facultades lo es. Para muchas personas el impacto es muy grande. Especialmente si el deterioro físico o cognitivo se ha dado rápidamente. Pero es el momento de actuar y plantearse cuáles son los siguientes pasos.

Decidir cómo vamos a cuidar a nuestros mayores y cuáles son las mejores soluciones para ellos es esencial. Y para ello es importante conocer cuáles son los pasos que te ayudarán a tomar decisiones acertadas.

Qué hacer al descubrir que ha llegado el momento de cuidar a nuestros mayores

Esta es una parte esencial para comenzar a actuar. Porque cuando cuidar a nuestros mayores es algo que no se puede retrasar, las decisiones deben tomarse con rapidez. ¿Pero quiénes tienen la potestad para tomarlas?

Asistencia a Domicilio

En ocasiones, los propios mayores tienen capacidad suficiente para decidir qué quieren hacer. Si desean recibir atención y cuidados a domicilio para personas mayores o si desean otro tipo de solución. Y dado que se está hablando sobre su vida y su futuro, mientras sus capacidades se lo permitan, esta debe pesar por encima de todo.

Pero en otros casos cuidar a nuestros mayores comienza por decidir por ellos. O junto a ellos. Cuando son los padres quienes precisan cuidados, parece claro que las opiniones de los hijos son las que se deben valorar. Pero cuando hablamos de cuidar a nuestros mayores no siempre nos referimos a nuestros padres. En ocasiones, son tíos o hermanos mayores. Y aquí ya se complica cuántas personas y quienes se van a reunir presencial o telefónicamente para tomar decisiones sobre los cuidados a mayores.

Cuidar a nuestros mayores personalmente o delegar en profesionales

Otra cuestión esencial es decidir quiénes se encargarán de cuidar a nuestros mayores. ¿Familia o profesionales? Es habitual que si no hay problemas de distancia u obligaciones laborales que lo impidan, el primer impulso sea aceptar rápidamente el cuidar a nuestros mayores y atenderles a diario como una obligación personal.

Pero es importante no dejarse llevar por la emoción y los sentimientos . Pensar en todos los aspectos y en las necesidades de los mayores. Si este es tu caso, plantéate si estás capacitado física y mentalmente. Atender a tus mayores es un proceso diario, e incluso pensar cuántas horas al día puedes hacerlo. Cuestiones prácticas como si tienes la fuerza física suficiente para ayudarles a asearse o levantar de la cama a un discapacitado debes valorarlas.

Si decides que tu salud, capacidades, obligaciones personales y estilo de vida te permite cuidar de tus mayores. También tendrás que decidir sobre si es algo a lo que puedes dedicar el 100% del tiempo. O si necesitarás contar con la ayuda de una señora para el cuidado de ancianos u otro tipo de ayuda profesional para la atención a mayores.

Pero cuando es imposible en la práctica cuidar a nuestros mayores personalmente, hay que tomar otra decisión: quién lo hará y dónde.

cuidar a nuestros mayores

Es importante que nuestros mayores se sientan cómodos y en su entorno familiar

 

Atención a nuestros mayores en su domicilio u otras soluciones

Mantener al anciano en su entorno conocido y familiar tiene ventajas muy importantes. Entre ellas que pueda mantener cierta vida social, si sus capacidades se lo permiten, con los amigos o conocidos de siempre. Y que no se sienta desarraigado ni desorientado.

Si se opta por esta, es necesario analizar las necesidades del anciano. Y decidir qué cuidados a domicilio para personas mayores necesita. Así se podrá decidir si necesita la ayuda de una interna para cuidar mayores, una persona de atención a domicilio por horas u otro tipo de ayuda.

Cuidar a nuestros mayores en la casa de un familiar con ayuda de profesionales es otra opción interesante. Así se sentirán dentro de la unidad familiar. La familia contará con la tranquilidad de verle a diario y de saber que están bien atendidos cuando por sus obligaciones diarias no puedan ocuparse personalmente.

En ese caso, la decisión será quién se ocupa de cuidar a nuestros mayores además de la familia. Cuestiones como si se combina la ayuda de una persona de atención a domicilio a mayores con acudir a un centro de día, por ejemplo, son decisiones a tomar.

En todo caso, también se puede valorar si la atención residencial es la adecuada o si es mejor aceptar las ventajas de la atención y cuidados en el domicilio para personas mayores.

Consulta sobre ayudas y subvenciones para cuidar a nuestros mayores

Cuidar a nuestros mayores no solo tiene un coste emocional sino también pecuniario. Pero en ocasiones, por la situación del anciano o la familia este tiene derecho a ayudas y subvenciones. Consultar sobre ayudas a la dependencia y otro tipo de subvenciones para el cuidado de los mayores es esencial.

Así sabrás con qué tipo de ayuda cuentas y eso te ayudará a tomar mejores decisiones, más realistas. Es algo muy importante y no todas las personas se dan cuenta de ello cuando se plantean cuidar a sus seres queridos mayores.

Cuidar a nuestros mayores implica proporcionarles la mejor atención posible a todos los niveles. Y para ello hay que tomar decisiones a menudo de forma inmediata. De este modo, no se alargará la situación de indecisión. Así podrán recibir la atención y cuidado a mayores que necesitan y desean.

Compartir
Call Now ButtonLlámanos