You are here :  

Cuidados de ancianos particulares dentro y fuera del hogar

By 24 junio, 2019Bienestar
cuidados de ancianos particulares

Contratar a una persona para el cuidador de ancianos particulares precisa dejar claras de antemano las tareas que tendrá que realizar. Especialmente aquellas que no siempre van asociadas al cuidado de personas mayores a domicilio y que pueden ser objeto de dudas o confusión. Por ello, es importante pactar las tareas a realizar al formalizar el contrato y evitar malos entendidos por ambas partes.

Cuidado de ancianos particulares, tareas a pactar entre familia y empleado

Preparación de alimentos

Puede surgir la duda de si la preparación de alimentos es o una tarea propia de los cuidados de ancianos particulares. Por ello es importante que la familia valores si es algo necesario y así se lo haga saber a la cuidadora de ancianos a domicilio que desea contratar.

Además aportar la máxima información siempre es el mejor camino para que todos tengan las cosas claras. Así, se puede señalar si de forma habitual u ocasionalmente esto incluirá la compra de alimentos. O la preparación de comidas para otras personas además de para el anciano.

Asistencia a Domicilio

También es importante al contratar a una persona para proporcionar cuidado de ancianos particulares a domicilio definir quién decide la alimentación del anciano. ¿Él mismo? ¿La familia? ¿El cuidador? ¿Se sigue un menú diseñado por un médico o dietista? Cuando mejor definas las tareas mejor será para todos. El cuidador sabrá qué se espera de él y así podrá proporcionar su trabajo. Y la familia del anciano tendrá la tranquilidad de saber que el cuidador ha aceptado ejecutar este tipo de tareas.

Tareas domésticas

En principio las tareas domésticas están ligadas necesariamente al cuidado de ancianos. Aunque lo habitual es que el mantenimiento del orden y la limpieza del entorno doméstico forme parte de los cuidados a ancianos, no siempre es así. Sobre todo cuando se contratan los cuidados de ancianos particulares por horas.

Por ello, es aconsejable señalar qué tareas domésticas para la persona o el orden y limpieza del hogar se espera que realice la persona de ayuda a domicilio contratada. Estas pueden ser muy variada e incluir o no la colada y planchado de ropa personal y de hogar, por ejemplo. O tareas propias de limpieza general.

También es importante que quede claro si en las tareas domésticas se incluyen aquellas ajenas al cuidado y atención al anciano. Por ejemplo con el lavado y planchado de ropa de otros miembros de la familia. O al hacer otras camas además de la de la persona mayor a cuidar.

Lo ideal es definir qué tareas se desea que se realicen habitualmente junto con las tareas específicas del cuidado de mayores. Y cuáles ocasionalmente o puntualmente.

cuidados de ancianos particulares

Es importante pactar las tareas a realizar al formalizar el contrato y evitar malos entendidos

 

Acompañamiento fuera del hogar

¿Son las tareas de acompañamiento tareas propias de la persona contratada para proporcionar cuidados de ancianos particulares? Lo mejor es definirlo de antemano para evitar confusiones y malos entendidos. Algunas familias cuando buscan un cuidador de personas mayores a domicilio solo desean que realice tareas de cuidados en casa. Mientras, otros desean el acompañamiento fuera del hogar ya sea como parte de sus tareas diarias, ya sea en ocasiones puntuales.

Cuando se trata de algo puntual puede ser ocasionalmente para acompañar al mayor al médico. O a realizar gestiones que necesita realizar personalmente.

Proporcionar cuidado de ancianos particulares como acompañamiento fuera del hogar de manera habitual permite ofrecer un importante servicio al anciano. Así se le puede acompañar a su paseo diario para que lo haga de forma segura, siendo una actividad tan importante para su salud y calidad de vida. Tanto si puede ir por su propio pie o si debe hacerlo en silla de ruedas.

Además incluir estas tareas en las habituales del cuidado de ancianos particulares permite que el mayor disfrute de seguridad y apoyo y pueda acudir a actividades sociales, de ocio, actividades físicas para personas mayores u otras.

Definir bien estas tareas y su duración es necesario. La persona encargada de los cuidados de mayores sabrá que no se le va a llamar la atención por permanecer un tiempo determinado en la calle con la persona mayor. Por el contrario se espera que así lo haga en beneficio de la calidad de vida del anciano.

Atención y cuidados a otros miembros de la familia

Cuando se habla de cuidados a personas mayores normalmente se refiere únicamente al cuidado de los ancianos. Puede haber familias que precisen también el cuidado a otras personas al contratar a una persona para el cuidado de ancianos particulares. En ese caso esto debe quedar claro y definido desde el principio para que el cuidador acepte o no las condiciones de trabajo y opte por rechazar el empleo. Además es necesario para que conozca con exactitud cuáles son sus obligaciones y sus derechos al respecto.

Esto se suele dar cuando el anciano convive en una casa con otros miembros de la familia. Si en la familia hay una persona enferma, una persona con discapacidad o un niño y se precisa además de tareas de cuidado para estos es algo que se debe comunicar al cuidador al proporcionarle información sobre el trabajo a realizar y las tareas que tendrá que realizar durante su jornada laboral.

Como ves, definir bien cuáles son las tareas que se esperan del cuidador es muy importante para el cuidador, la familia y el anciano. Al contratar una persona para cuidados de ancianos particulares a domicilio, define y deja claras cuáles son las tareas que esperas realice en su jornada laboral.

Artículos Relacionados
Compartir
Call Now ButtonLlámanos