El ictus es una de las principales causas de muerte no accidental en el mundo, así como una de las primeras causas de dependencia no originada por enfermedades neurodegenerativas. El día 29 de octubre se conmemora, como cada año, el Día Mundial del Ictus. Una buena ocasión para conocer las principales causas de un ictus, ya que pueden ayudar a la prevención de este problema. 

Causas de un ictus: conoce las más frecuentes

Existen varios tipos de ictus, siendo los más habituales el ictus isquémico o infarto cerebral y el ictus hemorrágico o hemorragia cerebral. En todos los casos, los síntomas del ictus son similares. Este se manifiesta de la misma forma, pero el origen y causa del mismo es diferente. 

Falta de riego en el cerebro, una de las causas de un ictus

Los llamados ictus isquémicos se deben a la falta de riego en una zona del cerebro. Esto se debe a la obstrucción de los vasos sanguíneos. Una cuestión que puede tener diferentes orígenes. ¿Cuáles son los más habituales?

  • Arterioesclerosis. Esta enfermedad afecta a las arterias y uno de los factores de riesgo de la misma es la hipercolesterolemia. Esta provoca el endurecimiento de las arterias. Y también la acumulación de colesterol en las paredes de las mismas. Esto favorece la aparición de trombos, que es una de las causas de un ictus o infarto cerebral.
  • Trombos cardíacos. Estos pueden originarse de distintos modos pero actúan de igual manera: obstruyendo el paso de sangre al cerebro en el flujo necesario para el normal funcionamiento del organismo. 
  • La rotura de una pared o arteria. Esta es una de las causas de un ictus poco frecuentes salvo que suceda provocada por un traumatismo. La rotura provoca un coágulo de sangre, y este puede causar el ictus.
  • Trombosis venosa cerebral. En este caso no afecta a las arterias sino a las venas. Al no poder retornar la sangre desde el cerebro, se acumula provocando una congestión que a su vez evita el correcto riego sanguíneo en el cerebro.

Rotura de ramas arteriales, otro de los orígenes del ictus

Entre las causas de un ictus, la rotura de ramas arteriales es menos frecuente que las anteriores. Sin embargo, provoca un mayor índice de mortalidad. Estos tipos de ictus pueden estar originados por diferentes causas, siendo las siguientes las más habituales:

Atención especializada a personas con Coronavirus
  • Hipertensión. La tensión arterial alta continuada puede provocar rotura de arterias y hemorragias cerebrales. Es una causa sobre la que se puede intervenir para prevenir el ictus. Se puede padecer a cualquier edad pero es más frecuente entre las personas mayores ya que la edad contribuye al aumento de la presión arterial.
  • Procesos degenerativos. Estos se dan principalmente a partir de la tercera edad. En este caso el ictus es originado por una acumulación de una sustancia llamada amiloide en las paredes de las arterias.
  • Hemorragias por malformaciones vasculares cerebrales. Son más infrecuentes pero no son raras y provocan la rotura de vasos sanguíneos.
  • Aneurismas cerebrales. Esto se da cuando la debilidad de las arterias causa una dilatación que degenera en rotura de la misma. 

Cómo prevenir los ictus a tiempo

Sobre algunas causas de un ictus se puede intervenir para prevenir este problema. También se pueden implementar hábitos de vida saludables que reduzcan los factores de riesgo de ictus que sufre una persona. 

En el Día Mundial del Ictus que se celebra cada 29 de Octubre es importante incidir sobre estas medidas de prevención del ictus. No esperes a los síntomas de ictus para actuar, hazlo desde ya. Esto es especialmente importante en mayores, ya que la edad por si misma es un factor de riesgo de este problema.

Practica ejercicio semanal para evitar las causas de un ictus

Consejos para evitar las causas de un ictus

  • Evita la tensión arterial alta. Entre las causas que producen la hipertensión, están la apnea obstructiva del sueño, problemas en las tiroides o el uso de ciertos medicamentos, como anticonceptivos, antigripales o analgésicos de uso común. Además, la hipertensión también es factor de riesgo de otros problemas graves de salud. Si tomas medicación para la hipertensión, sigue siempre las indicaciones de tu médico.
  • Di adiós al tabaco, el alcohol, la automedicación y cualquier tipo de droga. Su consumo habitual es otro factor que incide en algunas causas de un ictus, como la rigidez arterial.
  • Evita el consumo abusivo de grasas «malas». Su acumulación en forma de colesterol o de triglicéridos es una de las causas de un ictus. Cuida tu alimentación y evita las grasas trans (asociadas a los productos ultraprocesados)  y el exceso de grasas saturadas. ¡Siempre es buen momento para seguir una mejor alimentación!
  • Mantente en un peso corporal sano. La obesidad puede ser el origen de algunas de las causas de los ictus. Por ello, es importante controlar el peso muy especialmente en las personas que ya padecen otros problemas de salud relacionados con los orígenes más habituales de los ictus. Sigue una dieta saludable y equilibrada en una cantidad acorde a las necesidades de tu organismo. 
  • Evita el sedentarismo. Hacer ejercicio moderado a diario permite mantener la tensión arterial en rangos saludables y mantenerse en un peso corporal sano, dos cuestiones clave para prevenir el ictus. 

Conocer las principales causas de un ictus es esencial para poder tomar medidas que te ayuden a prevenir este problema de salud. Si te ocupas de la atención a mayores a domicilio, toma medidas para favorecer la prevención del ictus y cuidar de su salud. 

Assisvita

Author Assisvita

More posts by Assisvita

Leave a Reply

Compartir
Llámanos
× Chat ...👋