Los cambios posturales del paciente encamado son un momento crítico en su cuidado. El cambio de posturas periódico es esencial para evitar úlceras y dolores. Pero, realizar los cambios posturales en cama de forma segura para el paciente y el cuidador no es fácil para los particulares. Sin protocolos ni preparación, puede poner en riesgo la estabilidad del paciente, sufrir daño propio por el peso movido o dañar al paciente de diferentes formas. Por eso, es tan importante contar con ayuda cualificada para realizar estos procesos. 

Cambios posturales seguros en personas dependientes y enfermos

Por qué son importantes los cambios posturales

Cuando el paciente pasa mucho tiempo encamado, el peso del propio cuerpo ejerce presión sobre determinadas zonas del mismo. Estas quedan dañadas y aparecen las molestas, dolorosas y peligrosas llagas. Estas también se conocen como úlceras por presión. Para evitar este padecimiento al paciente dependiente o encamado, mejorar su bienestar y su calidad de vida, son necesarios cambios posturales periódicos. Cada cierto tiempo se le debe mover para que la presión del peso se cargue sobre puntos diferentes.

Los riesgos de los cambios de posturas mal ejecutados

Los riesgos de no realizar adecuadamente el cambio de posturas del paciente dependiente o encamado son de gran relevancia. Es importante tenerlo en cuenta para comprender por qué es tan importante que se realicen correctamente, siguiendo un protocolo. Y para entender por qué los cuidados profesionales son tan recomendables en estos casos. 

No realizar adecuadamente el cambio de postura puede provocar:

Atención especializada a personas con Coronavirus
  • Riesgo de caídas y con ello peligro para la integridad del paciente.
  • Puede provocar daños en el paciente y sus articulaciones.
  • Pone en riesgo la salud del cuidador pudiendo provocar daños temporales o permanentes en músculos, tendones o en la columna vertebral, entre otros. 

La importancia de los protocolos en los cambios posturales

Los protocolos están diseñados por profesionales de la salud en la atención y los cuidados a pacientes. Su finalidad principal es hacer cada procedimiento o tarea de cuidados más segura. Tanto para el paciente como para el cuidador.  También más fácil, rápida y liviana. Y minimizar los riesgos de hacerlo sin seguir las pautas básicas para un trabajo bien realizado.

El protocolo de cambios posturales indica los pasos a seguir, uno a uno, de forma clara, concisa y sin dar lugar al error, para hacerlos de forma adecuada: con profesionalidad y eficiencia. Para una calidad asistencial más alta y un mayor bienestar y seguridad del paciente. De esta manera, se minimizan los riesgos para el paciente y el cuidador.

Estos pasos van a facilitar este procedimiento que se debe realizar varias veces por día. En Assisvita, contamos con protocolos profesionales propios para una calidad asistencial de máximo nivel. Así como para la protección de nuestro equipo humano de cuidadores de mayores y enfermos. Estos facilitan que los cuidadores ya cualificados en los cuidados hagan un buen trabajo. 

La importancia de los cambios posturales

Los protocolos de los cambios de posturas del paciente no solo indican cómo hacerlos

Además de lo anteriormente mencionado, el protocolo de cambios posturales indica al cuidador cómo aprovechar este momento para cuidar de la salud y bienestar del paciente. Estos incluyen otras cuestiones clave para su mejor calidad de vida como:

  • Observación. La observación es muy importante en la atención a pacientes dependientes. Especialmente si no tienen la capacidad de comunicarse por sí mismos. Este es uno de los momentos en los que es aconsejable la observación y así atender a cuestiones como si tiene alguna herida o si su piel se encuentra en buen estado.
  • Preparación del ambiente para mayor seguridad y comodidad del paciente. Cuestiones aparentemente nimias, como una cama sin arrugas, son esenciales para evitar heridas en la a menudo frágil piel del paciente encamado o con altas dificultades de movilidad. 
  • Proporcionar cuidados específicos. Antes o tras los cambios posturales, según lo indique el protocolo en cada caso, se pueden proporcionar determinados cuidados. Entre ellos el cuidado de la piel del paciente o el control de drenajes, si los tuviera. 

Por estas cuestiones, entre otras, se entiende la conveniencia de que los cambios posturales los realice un cuidador profesional.

Cómo realizar un cambio postural Fowler

Dentro de los diferentes cambios de postura para paciente en cama uno de los más conocidos es el denominado Fowler. Para realizarlo correctamente:

  1. Pon al paciente sobre su cama en una posición semi-sentada. Pon la cabecera de la cama elevada entre 60 y 90 cm por encima de la horizontal. 
  2. Coloca en un ángulo aproximado de 45 o 60 grados la espalda apoyada de forma segura en un cojín adecuado. Y una almohada detrás del cuello. 
  3. Mueve cuidadosamente las piernas del paciente para dejarlas completamente extendidas o bien flexionadas, según su postura anterior. En el caso de que las coloques flexionadas, utiliza una almohada colocada debajo de las rodillas para facilitar mantener la postura con comodidad.

Cómo realizar un cambio postural bocarriba

  1. Apoya su cabeza adecuadamente en una almohada, de forma confortable y segura.
  2. Pon una almohada blanda y fina bajo sus pantorrillas. Asegúrate de que mantenga las rodillas ligeramente flexionadas.  Puedes utilizar un cojín o almohada para que los pies cambien de su postura anterior.

Los profesionales de los cuidados conocen y tienen experiencia en la ejecución de diversos cambios de posturas para mayor bienestar y seguridad del paciente. El uso de protocolos sobre los cambios posturales asegura la mayor calidad asistencial para una mejor calidad de vida de la persona atendida. Consúltanos para conocer más sobre nuestros servicios y cuidados.

Asistencia a Domicilio
Assisvita

Author Assisvita

More posts by Assisvita

Leave a Reply

Compartir
Llámanos
× Chat ...👋