You are here :  

Baños para discapacitados y soluciones de movilidad

By 13 febrero, 2019Domicilio
Baños para discapacitados

Uno de los primeros cambios prácticos que se pueden hacer en una vivienda para hacerla más accesible y práctica para personas mayores y discapacitados es adaptar el baño. De esta manera se facilita que la persona pueda acceder a él para un uso con mayor autonomía. En el caso de que su discapacidad le impidiera hacerlo, también serviría para facilitarle las tareas de cuidados de higiene a las personas responsables de la misma. Así se podrán realizar de forma cómoda y segura para ambos. Los baños para discapacitados mejoran la calidad de vida de la persona discapacitada y su entorno. A su vez, se minimizan los riesgos de posibles accidentes.

Actualmente existe una gran variedad de soluciones prácticas en forma de artículos específicamente diseñados para baños para discapacitados. Esto facilita la adaptación del espacio para que las personas con movilidad reducida puedan hacer uso del mismo. Del mismo modo que los cuidados a discapacitados se puedan proporcionar con mayor seguridad para quien los recibe. También para quien los proporciona.

Además de la adaptación de algunos elementos a la altura del usuario, como los toalleros o la cisterna del inodoro, existen soluciones que serán una gran ayuda para adaptar un baño para que sea utilizado por una persona con discapacidad.

Soluciones prácticas de accesibilidad en baños para discapacitados

Puertas anchas y correderas

Es conveniente que los baños para discapacitados dispongan de una puerta de fácil acceso para una silla de ruedas. Una mayor anchura permite entrar y salir con una silla de este tipo. Además, al ser corredera, abrirla y cerrarla es muy sencillo.

Según la ubicación del baño en la vivienda esto no siempre es posible. En esos casos es interesante cambiar la puerta y hacer que la puerta se abra hacia fuera y no hacia dentro. ¿Cuál es la razón? Evitar que en caso de una caída en el interior no se pueda acceder al baño desde fuera.

Asiento elevador de WC

Este es uno de los elementos más prácticos para baños para discapacitados. Y es fácil de incluir, sin necesidad de meterse en obras. Se conoce como asiento elevador para inodoro o  WC. Los más sencillos son una tapa que sustituye o se añade, según el modelo, a la tapa de inodoro antigua.

Esta dispone de gran altura, de tal modo que facilita el paso de la silla de ruedas o el tacatá al inodoro, facilitando la comodidad de uso y reduciendo el esfuerzo necesario para utilizar el mismo.

Existe una gran variedad de modelos de distintos fabricantes con diferentes precios, calidades y funcionalidades. Algunos disponen de reposabrazos. También hay dispositivos regulables en altura. Estos son especialmente interesantes si en el hogar viven dos ancianos. O para discapacitados jóvenes en edad de crecimiento, que podrán ir adaptándolo a sus necesidades con el paso del tiempo.

baños para discapacitados

La accesibilidad y la distribución de las dependencias del hogar son de suma importancia para el usuario dependiente

 

Lavabos en altura con grifería adecuada para baños para discapacitados

Los baños para discapacitados con lavabos en altura facilitan en gran medida la autonomía de la persona para su propia higiene. E incluso facilita sus cuidados si su discapacidad le impide ocuparse él mismo de ello. De esta manera se puede hacer rodar la silla hasta situar el lavabo por encima de las piernas del usuario. Además, lo hará a una altura adecuada para utilizarlo con comodidad y sin peligro.

En cuanto a la grifería, los sistemas de apertura y cierre de palanca o presión son los más adecuados para baños para discapacitados. También los temporizados y aquellos con célula de movimiento.  Esto es debido a que permiten una mayor facilidad de uso.

Espejo reclinable

Para facilitar el propio aseo y los cuidados personales de imagen un espejo de baño reclinable es un gran aliado. Se recomienda un ángulo de inclinación del 10% para un buen reflejo desde la silla de ruedas.

Barras de apoyo antideslizantes

Estos elementos se deben anclar a la pared en los baños para discapacitados. Su función principal es ofrecer apoyo y sostén para una mayor seguridad de la persona discapacitada. Estas se pueden situar en distintos puntos según el tamaño y distribución del baño. Por ejemplo, junto al inodoro y en la ducha.

Elementos para facilitar el uso de la ducha o bañera

Un elemento muy importante al adaptar un baño para una persona discapacitada o para mayores con movilidad reducida es la ducha o bañera.

Si se opta por la ducha, una silla para ducha para discapacitados es esencial. También es interesante que el suelo de la ducha no tenga ningún escalón y esté a ras del suelo. Pero si no se puede cambiar la existente, puedes disponer de una rampa desmontable para el momento de entrada y salida de la ducha.

Además, las mamparas correderas, las pegatinas antideslizantes para el suelo, las ya mencionadas barras de apoyo y un grifo oscilante con alcachofa fija arriba facilitan el uso seguro y cómodo de la misma.

En el caso de que no puedas hacer obra y el baño ya disponga de una bañera, hay que facilitar el uso seguro de esta.  Las sillas o tablas para sentarse durante el baño son muy prácticas para ello. Pero el momento crítico es la entrada y salida de la misma. Actualmente existen grúas de elevación para discapacitados que puedes utilizar tanto para el acceso a la bañera como a la cama y en otras circunstancias.

Estas son algunas de las soluciones prácticas para baños para discapacitados que permitirán una mayor seguridad y facilidad de uso de los mismos. Tanto para discapacitados como para ancianos que empiezan a perder facultades físicas y para personas de movilidad reducida de todas las edades.

Compartir