Afrontar la viudedad es para muchas personas el trago emocional más duro que al que tendrán que enfrentarse en la vida. Sin embargo, es algo relativamente común. Y es evidente que en una pareja en la senectud, tarde o temprano uno de sus miembros tendrá que afrontar la pérdida del otro. 

El duelo es necesario para afrontar la viudedad

La pérdida de un ser querido no siempre se vive igual. Cuando la persona antes de fallecer sufre un deterioro físico y cognitivo importante para el cónyuge que la sobrevive es un proceso menos traumático. Sencillamente porque ha tenido tiempo de hacerse a la idea de que se iba apagando lentamente. Pero cuando se trata de una muerte inesperada, en una persona mayor pero no anciana y con aparente buena salud, el trauma es mucho mayor y más complicado de superar.

Además, la viudedad en momentos como el actual estado de crisis sanitaria por el COVID-19 es un proceso más complejo de afrontar. Especialmente en los casos en los que no se puede despedir a la pareja como se deseaba. Sin el acompañamiento social que ayuda a sobrellevar los momentos emocionalmente difíciles. Las fases del duelo son más lentas y todo ello contribuye a que superarlas sea más largo y doloroso. 

La tristeza es normal ante la pérdida de un ser querido. Negación, ira y tristeza forman parte del proceso de duelo. Superar estas fases de la forma menos dolorosa posible y en un plazo de tiempo que permita al mayor recuperar el interés por la vida, es clave para su bienestar. Actualmente existen servicios de ayuda profesional para mayores que atienden sus necesidades psicológicas. 

Atención especializada a personas con Coronavirus

Pero también es importante no olvidar que la viudedad en muchas ocasiones va acompañada de la sensación de vulnerabilidad y desamparo en el día a día. Sin la compañía y cuidados del cónyuge fallecido, muchos ancianos se sienten desatendidos y perdidos. La atención a mayores no repara la pérdida. Pero sí contribuye a evitar esa sensación y el miedo a estar abandonado y desasistido. Por ello, un servicio de acompañamiento puede ser clave para superar los miedos asociados a la viudedad.

Cómo afrontar que la viudedad sin que derive en depresión

La soledad que a menudo va asociada a la pérdida del cónyuge, implica para muchas personas mayores un estado de lógica tristeza. Esto si se agrava puede terminar convirtiéndose en una depresión profunda. E incluso en episodios de distimia. Por ello es esencial llevar a cabo acciones que ayuden a superar la tristeza y evitar la depresión.

Desde la familia que también se enfrenta a la pérdida de un ser querido o desde el profesional del cuidado de mayores se puede contribuir a que el mayor tome esas acciones que le ayudarán a evitar un estado depresivo grave.

Recordar al ser querido sin idealizarlo

Evitar hablar de la persona fallecida es un error. Se ha ido pero el amor y los sentimientos que se profesaban hacia ella permanecen. Es bueno recordarla. Pero sin ocultar esas cosas que como todo ser humano eran más molestas o menos positivas en ella. Tal y como era en realidad, sin idealizaciones que pueden llegar a ser negativas para quien está en proceso de duelo. 

Por eso hablar de la persona fenecida y evocar recuerdos felices relacionados con ella es positivo para quien se enfrenta a la viudedad. Incluso bromeando con cariño y tacto sobre esas características de su personalidad menos agradables.

Dejar vía libre a las emociones

Las emociones que se tratan de frenar son como una olla a presión. Si no se liberan, estalla. Por ello es importante manifestar lo que se siente, dejar vía libre a esas emociones. Demostrar la tristeza, la ira, el miedo o la rabia, entre otras emociones, es esencial para evitar que estas se vayan apoderando poco a poco de la persona en silencio. Vivirlas, mostrarlas, liberarlas, contribuye a la superación de las mismas. 

Buscar apoyo es clave para afrontar la viudedad.

Buscar apoyo

El acompañamiento personal o a distancia es necesario ante la muerte del cónyuge. Hablar de la pérdida de un ser querido, desahogar las emociones propias y recordar cómo era la vida a su lado es algo que contribuye a superar las fases del duelo. Amigos, familiares, compañeros, vecinos con cercanía afectiva o personas de acompañamiento para mayores. Son apoyos que pueden llegar a ser muy importantes durante el proceso del duelo. 

Y, si es necesario, también es importante ofrecer apoyo psicológico profesional a la persona que se ha visto abocada a la viudedad. Las acciones contra la soledad con perros de terapia también son una buena ayuda en estos casos.

Asistencia a Domicilio

No limitar tu mundo es clave para superar el duelo

Es importante hacer ver a la persona mayor que la viudedad no es el fin de su vida. Que aún puede y merece vivir nuevas experiencias y que eso no supone ningún tipo de traición al ser querido fallecido.

Fomentar su vida social, invitarle a realizar actividades para personas mayores, favorecer que se relacione con otras personas y haga nuevas amistades es positivo. También fijarse nuevas metas y señalar ilusiones que le permitan día a día sentir que vivir merece la pena. 

Afrontar la viudedad nunca es sencillo, sea la pérdida de un ser querido algo esperado o repentino. Pasar las fases del duelo y evitar que estas deriven en una depresión es algo que depende tanto de la persona como del apoyo recibido en estos momentos difíciles.

Assisvita

Author Assisvita

More posts by Assisvita

Leave a Reply

Compartir
Llámanos
× Chat ...👋