El otoño es una época del año muy adecuada para hacer actividades para mayores al aire libre. En otoño, la temperatura es más fresca que en verano y las horas de luz diarias menores, pero aún sin el frío riguroso del invierno. Además, los propios cambios que se dan en la naturaleza a lo largo de esta estación suponen que determinadas actividades sean propias de estas fechas. 

En la actual situación provocada por el COVID-19, se han suprimido algunas actividades para mayores en centros cívicos, clubs de jubilados y colectividades. También se ha suprimido el programa de viajes para mayores del Imserso. Por ello, es momento para la realización de actividades en otoño seguras, en grupos muy reducidos. Si eres una persona mayor activa puedes contar con una persona de acompañamiento para realizar la actividad otoño que más te interesa, con toda la seguridad que supone mantener el aislamiento social imposible en grandes grupos. 

Actividades en otoño para el envejecimiento activo

Acudir a la berrea, una actividad para mayores activos

La berrea del ciervo es el periodo de celo de este animal. Se denomina así por el sonido característico que lanza para atraer a las hembras y para imponerse a sus competidores que resuena en montañas y valles incluso a muchos kilómetros de distancia. Además, las luchas de grandes ejemplares con sus imponentes astas es impresionante. Cada vez existen más empresas de aventura y naturaleza que organizan salidas para asistir a este espectáculo natural, pero también es posible ir por cuenta propia. 

Asistir a este espectáculo natural, sacar fotografías, grabar vídeos y disfrutar al aire libre son actividades de otoño  válidas para mayores activos porque:

Atención especializada a personas con Coronavirus
  •  En la mayor parte de los casos se accede a la zona en todoterreno 4×4 para contemplarlos a una distancia segura, con ayuda de aparatos de teleobservación. Aunque puede incluir paseos por zonas seguras si el mayor está capacitado para ello.
  • Es segura porque el número de participantes puede limitarse a la unidad familiar o al mayor y la persona de acompañamiento, lejos de masificaciones. 
  • Es buena para el ánimo porque tiene lugar en espacios abiertos y ayuda a oxigenarse y a salir de la rutina, tan importante para combatir la depresión y la ansiedad.

Jornadas micológicas y recogida de setas

El otoño es la época por excelencia de las setas. Para los mayores que buscan una actividad otoño que les permita mantenerse activos, acudir a jornadas micológicas es una buena elección. En el caso de mayores con discapacidad o con movilidad reducida, probablemente tengan que prescindir de la actividad de recolección, pues suele tener lugar en espacios escarpados y es preciso agacharse para recoger los hongos, algo en lo que pueden participar los mayores en mejores condiciones de salud y que disfrutan de la actividad física. 

Sin embargo, realizar este tipo de actividades en otoño incluye diferentes acciones que pueden disfrutar todos para el envejecimiento activo. Y es que suelen incluir:

  • Charlas y conferencias sobre los ejemplares de la zona, curiosidades y otros temas relacionados con la micología.
  • Exposiciones de ejemplares curiosos recogidos en la zona o de fotografías de estos.
  • Recogida de ejemplares. Si por su estado algunos mayores no pueden participar en ello, es un buen momento para disfrutar al aire libre con seguridad. Si no hay nadie cerca, en el campo, incluso puede prescindir de la mascarilla en esos momentos. Es una buena ocasión para respirar aire puro, mejorar el estado de ánimo y sentirse más vital.
  • Visita a restaurantes con menús gastronómicos con setas. Siempre es necesario participar manteniendo todas las medidas de seguridad para evitar el contagio de coronavirus. 

Un día en una granja escuela

Se habla mucho de los beneficios de las actividades en granjas escuela para niños urbanos, pero sus ventajas también son enormes para las personas mayores activas que viven en núcleos urbanos, en zonas hiperpobladas y en zonas con elevados índices de contaminación.

Acudir a pasar un día a una granja escuela es una de las mejores actividades en otoño para mayores activos, sean amantes del campo o urbanitas. El otoño es una época ideal porque acude menos gente y si se va entre semana es muy probable que sea una actividad casi privada. Además, en este momento del año es tiempo de castañas, calabazas y otros productos que harán la visita más diversa y animada. 

La granja escuela es una actividad en otoño adecuada para personas mayores¿Por qué elegir esta actividad de otoño para personas mayores?

  • La presencia de animales domesticados suele suponer una alegría para los mayores, despierta la empatía y la ternura y eleva el ánimo. En algunos casos existe la posibilidad de realizar terapias con perros o terapias con caballos para mayores y discapacitados. 
  • Permite disfrutar al aire libre en un entorno con medidas de seguridad estrictas y preparado para recibir visitantes.
  • Ayuda a sentirse parte de la naturaleza, y los mayores más activos pueden participar alimentando a los animales o cosechando algunos frutos del huerto.
  • Permite hacer compras de alimentos ecológicos saludables para llevarse a casa, una buena excusa para favorecer una dieta saludable rica en alimentos vegetales. 
  • Proporciona a los mayores tiempo de calidad al aire libre, sin masificación y en zonas libres de contaminación ambiental.

Estas son tres actividades en otoño que disfrutarán de manera muy especial los mayores activos, pero que en algunos casos son válidas también para mayores con problemas de movilidad reducida o discapacidad leve. Contar con una persona de acompañamiento para mayores para realizar estas actividades hará que las vivan de forma más segura.

Assisvita

Author Assisvita

More posts by Assisvita

Leave a Reply

Compartir
Llámanos
× Chat ...👋